..REFERENCIAS CRÍTICAS
Poesía


Heddy
Navarro


POEMAS INSURRECTOS Heddy Navarro. Ediciones Literatura Alternativa Santiago, 1989,82 páginas.
Ignacio Valente
El Mercurio, 27 de agosto de1989
Heddy Navarro escribe una poesía de denuncia o de solidaridad, que fácilmente podría salir panfletaria, y sin embargo consigue mantenerse en el tono poético exacto:
"Hoy es 18 de octubre / estrujo mis orillas húmedas / cataratas mueren en el aire / Celebro mañana / día de la libertad en Sudáfrica / han asesinado a Moloise / poeta de palomas negras / manantiales oscuros manan de la tierra / Viva Moloise / Hoy es mi cumpleaños / mañana Sudáfrica / será una torta de chocolate"
Dentro de este contexto hay una continua y sistemática convergencia entre la insurrección social y alzamiento erótico de la mujer: "Estoy en la calle chuteando bombas lacrimógenas / para ahogar la pena! por el golpe / que derribó tus besos!. Construyo barricadas / pero el miedo me impide! ver tus ojos! más allá de las llamas / Estoy en asamblea permanente! con mi cuerpo / para despoblarlo de miserables criaturas / Enciendo velas en todas mis veredas / levanto la animita de tus brazos! porque voy a descabezar al tirano! y decretar para siempre / la democracia de caricias / sin zonas clausuradas".
Esta visible convergencia erótico-política atraviesa de punta a cabo los mejores poemas de este libro: "Apuntar! abrir la blusa del enemigo / provocarle espasmos! subvertir el miedo! ganar la calle! las libertas palabras! los glúteos / el vientre / ganar los hijos! la excarcelada risa! de sus madres". Debe subrayarse el talento de Heddy Navarro para luchar por tres cosas que en estos poemas se identifican extrañamente: la democracia, el amor de hombre y mujer, y el rigor de la palabra poética.
Curiosamente, esta poesía engagée hace buena alianza con la condición militantemente femenina de la autora, que no incurre en los clásicos moldes de la hembra impresa, ni tampoco en las proclamas de un feminismo convencional, sino que revela ciertas profundidades del alma femenina en el acto mismo de su insurrección pólítica, que por eso mismo tiene algo de cósmico: "Me declaro ingobernable! y establezco mi propio gobierno! Inicio un paro indefinido! y que el país reviente de basura! esperando mis escobas! Soy mujer de flor en pecho / y hasta que se desplomen los muros de esta cárcel / me declaro! termita, abeja asesína y marabunta / y agárrense los pantalones! las faldas ya están echadas".
Sin embargo, esta constante búsqueda de una definición esencial de la mujer quedaría de algún modo trivializada si sólo se sostuviera en la conjunción con la nota de protesta social. hay varios poemas de este libro que, dejado a un lado todo compromiso político, dan rienda suelta al misterio de la mujer en sí misma. He aquí un hermoso ejemplo, que relaciona al ser femenino con las profundidades de la madre naturaleza - con la femineidad radical de la tierra- mediante un complejo sistema de imágenes mixtas:
"Bala la hembra en el cielo estrellado! sus ojos apuntan sólo a la tierra! la comisura de los labios! insiste en pisar! las heladas raíces de los pinos! recortado el seno! afilados los pezones! que relinchan a la luna! el planeta se curva! soñoliento! y es sólo hembra! corteza! leche seca! sonando entre los cerros.




<
REFERENCIAS>

Palabra de mujer | Ovulos | Oda al Macho | Poemas Insurrectos | Vírgenes Vacantes | Hembra Tardía | Sur | Duramadre
Contacto | Libro Visitas | Referencias Críticas | Index